Guía de joyas

Oro Blanco Paladio

El oro blanco paladio de 18 quilates es una combinación de metales preciosos de altísima calidad. Esta aleación, compuesta por 75 partes de oro puro 24 quilates y 25 partes de paladio puro, le permite al oro llegar a su máximo tono de blancura a mayor calidad. Otras alternativas mezclan al oro con metales no preciosos como el níquel, por lo que precisan de un baño de rodio como acabado para eliminar el tono amarillento de la aleación oro-níquel. Esta capa de rodio se va perdiendo con el uso, de modo que la pieza toma el tono amarillento de la aleación base. A diferencia de estas combinaciones, el oro blanco paladio incluye la purísima e inalterable blancura del paladio en la aleación que le da forma a la joya. Así, al usar esta combinación, nos aseguramos de que la pieza mantenga su color blanco de por vida sin variaciones de tono. Su baja disponibilidad en el mundo lo hace no solo una rareza, sino también un lujo.

Las joyas de oro blanco en Paogi siempre se confeccionan con una aleación de oro blanco 18k y paladio.

Oro

El Hombre ha utilizado el oro como un metal altamente valioso desde temprana edad, más precisamente, desde el calcolítico, habiendo manufacturas en oro que datan del siglo IV a.C. Se desconoce cómo y quiénes protagonizaron su descubrimiento, pero se sabe que ya para estas épocas, el término oro era empleado en varias lenguas germánicas para referirse este metal. Cabe señalar también que su símbolo (Au) proviene del término en latín aurum, que significa “brillante amanecer”.

El oro es un metal de alta densidad, dúctil, y de un brillante color amarillento. Justamente, este color tan brillante lo vuelve muy valioso en términos de joyería fina, decoración y otros objetos preciosos. Además, el oro es perfectamente maleable, conservando su brillo y sin mancharse nunca ni con el aire ni con el agua.

El oro puro (24k) al no es ser un metal especialmente duro, se raya y deforma con facilidad. Aunque los lingotes utilizados como “reserva de oro” son de Oro puro (habitualmente un 99,99% de oro), en joyería se presenta acompañado de otros metales, formando lo que se denomina aleaciones. Estas mezclas tiene mayor dureza que el oro puro.
En joyería fina se denomina oro alto o de 18k a aquél que tiene 18 partes de oro por 6 de otro metal o metales (75% en oro), oro medio o de 14k al que tiene 14 partes de oro por 10 de otros metales (58,33% en oro) y oro bajo o de 10k al que tiene 10 partes de oro por 14 de otros metales (41,67% en oro).

El metal que se use para mezclarse con el oro determinará el color de la aleación final. De este modo, si el oro se combina con partes iguales de plata y cobre se logra el típico color amarillo del oro 18k, si se utiliza solo cobre el color resultante de la joya es de rojizo, con la plata se obtiene una tonalidad amarillo verdoso y si se mezclan mitad de plata y mitad de cobre se logra un tono rosado. El oro blanco 18k se logra mediante la aleación de un 75% de oro y un 25% de paladio.

Independientemente del color de la joya, en Paogi el oro
siempre es de 18k.

Plata

La plata es uno de los siete metales conocidos desde la antigüedad. Se menciona en el libro del Génesis; y restos prehistóricos en Asia Menor e islas del mar Egeo, indican que el metal comenzó a separarse del plomo al menos cuatro milenios antes de cristo.
No resulta complicado imaginar el efecto que hubo de producir en aquellos pobladores (que habían tallado y pulido la piedra, que encontraron y utilizaron el cobre y luego el estaño, llegando incluso a alear ambos por medio del fuego para obtener bronce) el descubrimiento de un metal raro y poco frecuente, de color blanco, brillo imperecedero e insensible al fuego que derretía los otros metales. Tal asombro significó la atribución al metal de singulares propiedades, de las que los demás metales conocidos carecían (salvo el oro, claro).

La plata, como el resto de los metales, sirvió para la elaboración de armas de guerra y luego se empleó en la manufactura de utensilios y ornamentos, de donde se extendió al comercio al acuñarse las primeras monedas de plata y llegando a constituir la base del sistema monetario de muchos países. En 1516 Juan Díaz de Solís descubrió en Sudamérica el “Mar Dulce” que posteriormente Sebastián Caboto denominó Río de la Plata, creyendo que allí abundaba el metal precioso, y de donde tomará el nombre la Argentina
En joyería, al igual que el oro, no se utiliza plata pura para la elaboración de joyas. Al igual que el oro, se utiliza una aleación que, en este caso es de 925 partes de plata pura y 75 partes de cobre, de aquí la denominación Plata 925.

Es interesante aclarar que el oscurecimiento de la plata al estar expuesta al aire atmosférico no es producto de una reacción con el oxígeno; es decir, la plata no se oxida. Lo que realmente ocurre es una sulfuración. La plata reacciona con el sulfuro de hidrógeno o ácido sulfhídrico atmosférico, que es un gas presente en nuestra atmósfera en muy pequeñas proporción. Tras reaccionar la plata y el sulfhídrico se forma sulfuro de plata sobre la superficie y la plata empieza a adquirir un color negruzco.
Es posible recuperar el color original de una pieza de plata con este simple procedimiento (Iink a: Cómo cuido mis joyas de plata)

En Paogi solo usamos plata 925.

Diamantes

El Diamante, del griego antiguo “adámas”, que significa inalterable o irrompible, está formado por átomos de carbono (los mismos que componen el grafito de nuestros lápices) organizados en una estructura cristalina, y es el material más duro conocido por el hombre.

Aprendé más de esta fascinante piedra preciosa aquí

Ver diamantes

Cubic Swarovski

Los cubics, o circonia cúbica, ​ es la forma cristalina cúbica del óxido de zirconio. El material sintetizado es duro, sin fallas ópticas, y generalmente incoloro, pero puede hacerse en una variedad de colores diferentes.
Debido a su coste significativamente menor que las piedras preciosas naturales, su gran durabilidad y alto grado de refracción y dispersión óptica, con lo que logra una semejanza visual muy cercana al diamante, la zirconia cúbica sintética es una alternativa de gran calidad del diamante y otras piedras preciosas.

Paogi solo utiliza cubics producidos por la firma austriaca Swarovski, puesto que esta garantiza la más alta calidad disponible de estas piedras.

Perlas

Las perlas naturales se forman cuando un cuerpo extraño se introduce en el cuerpo de un molusco (especialmente los bivalvos), que reacciona cubriendo lentamente la partícula con una mezcla de cristales de carbonato de calcio y una proteína llamada conchiolina, formando la sustancia conocida como nácar. Al cabo de un período que puede prolongarse por hasta 10 años, la partícula termina cubierta por una o más capas de nácar, formando una perla.
Las perlas son de tamaño, color y forma variables. El valor de la perla se determina en función de criterios varios pero puede decirse que se centran en tres: una forma deseable (por ejemplo, las esferas perfectas o las "lágrimas"), la rareza de su color (casi toda la gama entre el blanco y el negro) y naturalmente la talla.

El brillo de la perla proviene de la reflexión luminosa en la superficie cristalina, mientras que la iridiscencia proviene de la refracción y difracción luminosas en las múltiples capas de nácar translúcido que forman una perla cualquiera. Las perlas han sido apreciadas por bastantes pueblos desde la antigüedad debido a su rareza, belleza y extraordinario valor.
No existe un acuerdo respecto de cuál fue el primer pueblo que extrajo las perlas de las ostras, para luego usarlas como decoración. Pero, debido a que las perlas tienen lustre y brillo casi inmediatamente salidas de la ostra que las produjo, es muy posible que se hayan utilizado como adorno desde épocas prehistóricas.
Lo que sí puede decirse es que la fabricación de joyas a base de perlas era una actividad bastante extendida y favorecida entre los pueblos antiguos. Sin embargo, debido a su extrema rareza, las perlas eran una de las gemas más valiosas conocidas por los pueblos del mundo antiguo, reservadas para la nobleza y personajes extremadamente acaudalados.

En Paogi usamos perlas en tonos blancos y rosados de cultivo y naturales.

Procesos

Existen diversas técnicas utilizadas en la elaboración de una joya, algunas tan ancestrales que se remontan a los inicios mismos de la joyería, como la fundición y el martillado, y otras tan recientes que implementan tecnologías que no existían hace solo una decena de años, como la utilización de impresoras 3D.
En Paogi, cada pieza se elabora utilizado la técnica o tecnología que asegure la excelencia que buscamos en cada joya. Independientemente de la técnica utilizada, todas nuestras joyas son acabadas a mano por nuestros maestros joyeros.

Es la técnica artesanal más tradicional en joyería. Se aplica habitualmente en piezas únicas y exclusivas, en general orientadas a la alta joyería con diamantes y otras piedras preciosas.
Todo el proceso de elaboración se realiza de forma manual, usando las técnicas de estirado, laminado y soldado entre otras, para darle la forma y aspecto deseado con ayuda del calor y las herramientas.

Joyas diseñadas en
computadora e impresoras 3D

Mediante la utilización de software de diseño de joyas, se genera un prototipo virtual en 3 dimensiones de la joya a elaborar. Este modelo, se imprime en una impresora 3D de altísima precisión.
El producto de la impresión se utiliza para la elaboración de un molde de yeso, queluego se rellenar con el metal elegido. Una vez fuera del molde, las piezas son repasadas, se sueldan las diferentes partes, se engarzan y pulen las piedras preciosas para obtener la joya ideada.

Como mantener el brillo del oro

El oro no se oxida, por lo tanto su color permanece inalterable con el paso del tiempo. Sin embargo, dependiendo del uso que se le de, su superficie puede perder su brillo debido a que se producen muy pequeños rayones y magulladuras.
Para recuperar el brillo de una pieza oro, el primer paso es remover las micropartículas que se le adhieren. Para prepará agua caliente y detergente y sumergí tus joyas durante diez minutos en esta solución. Luego enjuagalas con agua tibia, secalas con papel tissue. Luego hay que lustrar la joya con una franela seca.No recomendamos el uso de ningún producto abrasivo como pulidores de metales de uso doméstico.
Si las rayas y magulladuras no se eliminan con el lavado y lustrado, nuestros maestros joyeros pueden pulirlas en nuestros talleres especializados para que recuperen su brillo original.

Como cuido mis perlas

Las perlas cultivadas o de nácar permanecerán brillantes y divinas si se cuidan de forma adecuada. Las perlas cultivadas se deben mantener libres de perfumes, cosméticos, sudor y suciedad. Podés limpiarlas únicamente con un paño ligeramente húmedo.

Como cuido mis diamantes

El polvo, la contaminación y el uso diario conspiran para opacar el brillo de una gema. Te sugerimos que tu anillo reciba un mantenimiento profesional periódico. Nuestros artesanos expertos comprobarán que la montadura esté sosteniendo adecuadamente tus gemas y limpiará tu anillo con cuidado. Ocasionalmente se puede aplicar una solución suave de seis partes de agua por una parte de amoniaco con un cepillo de cerdas suaves. Las joyas con otro tipo de piedras pueden necesitar otros cuidados.

Como cuido mis joyas de plata

La plata fina es un metal precioso y necesita limpieza cada cierto tiempo. Aplicá una pequeña cantidad de detergente neutro en agua tibia y sumergí tus joyas durante diez minutos en esta solución. Luego enjuagalas con agua tibia. Secalas con papel tissue y luego lustralas con una franela. Evitar el cloro y el blanqueador ya que aceleran el proceso de opacidad.